viernes, 20 de diciembre de 2013

A mi, no me pasa y creo que a ti, tampoco.


Yo alquile una casa, hace casi 10 años, mi casera se llamaba Carmen y después de enviudar la casa era grande para ella y se traslado a un piso más pequeño a escasos 50 metros. Mi casera Carmen, vivía en la misma localidad, mi casera no era una empresa domiciliada en Delaware participada de otras empresas en Panamá y en las Islas Caimán.

En el año 2010, me tocaron 432 euros en la lotería primitiva, poca cosa, pero me llevé una alegría, tengo un conocido que le tocaron casi 250 mil euros, pero realmente no conozco a nadie que le toque la lotería de navidad durante siete años seguidos.

Voy al zoo y tampoco veo esto.
Tengo un amigo, licenciado en derecho, que da clases para la CEU San Pablo, tiene mi edad y para llegar a dar esas clases, se ha batido el cobre en la empresa privada demostrando quien es y que sabe hacer, pero no tengo ningún amigo que estudie la carrera y el siguiente año sea profesor y analista financiero de la misma universidad donde estudió.

Recientemente necesité un crédito, para lo cual, hable con el banco, puse mis nominas y avales y me lo concedieron, pero no conozco a nadie que pida 3 millones de euros por mail y sin avales y el presidente del banco se los conceda.

Conozco un joven, que se ha colocado de jardinero en la misma empresa donde trabaja su padre y que me consta que hablaba bien de su hijo a sus jefes, lo que no conozco es a nadie que, sin oficio conocido, merced a ser hijo de, nieto de, esposa de, esposo de o amante de… consiga un empleo de director de Paradores Nacionales, presidente de la Sociedad Estatal de Caución Agraria, consejero de Red Eléctrica o similar.

Estos casos, hacen pensar que o bien no se manejar las estadísticas y las probabilidades y todo esto es normal, o podemos pensar que el enchufismo, el compadreo y la mala praxis es común.

En el segundo caso solo hay una opción. PROHIBICION, un cargo publico, debería tener las cuentas fiscalizadas, lo mismo que las de sus sociedades, empresas y familiares (quien lo le guste, nadie le obliga a ser cargo publico). La fiscalización es una persona que ejerce de tutor de sus bienes mientras es cargo público. Por otro lado, el mero hecho de ser familiar de cargo publico, inhabilita ser cargo a “dedo” en cualquier empresa publica o privada con contratos con la administraron.

Llamadme radical o intolerante, pero… a mi no me pasa ¿y a ti?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada